Lo lindo, lo bello: La Serranía de La Macarena en el Meta.

No siempre todo tiene que empezar por Caño Cristales, saben qué fue lo más lindo. Lo más lindo, fue ver correr el agua entre los dedos de mis manos, fue lindo poder respirar aire puro alejado de toda la ciudad, fue lindo poder ver a las aves volar sin límite alguno, fue lindo poder ver un caimán en la playa de un río asediando su presa, fue lindo ver las tortugas escalar árboles, lindo ver las guacamayas cantar o hacer su ruido particular y alertar a los visitantes que ellas están allí y son las reinas del lugar, fue lindo poder ver la fuerza del agua, la maravillosa naturaleza y la tranquilidad que nos brindan esos espacios únicos en la tierra y lugares a los cuales pocas veces llegamos por miedo o porque simplemente desconocemos; para mi lindo, fue visitar Raudal también en la Serranía de La Macarena y llorar de felicidad por todo ese terreno desconocido, azotado y olvidado por nosotros mismos, un mundo fuera de este mundo, un mundo lleno de realismo mágico, de realismo colombiano.

Caminar y cantar al tiempo es algo que nunca he podido lograr, mi motricidad nunca me ha ayudado, yo podia jugar baloncesto, saltar y correr, pasar el balón y nunca llevar la pelota, pero caminar y cantar lo logré en mi viaje a La Macarena.

La compañía siempre será muy importante a la hora de caminar y explorar, sin una buena compañía, sin un buen ánimo grupal creo que no hubiera podido llegar hasta la ciudad de piedra, un tour que todos los que vayan a La Macarena en busca de Caño Cristales deben hacer. El camino poco explorado, la selva a punto de comerme, compartir con animales domésticos pero salvajes a la vez, hundir el pie en el barro, saltar en los charcos, reir mientras llueve, llorar mientras pega el sol y lograr ver ese verde de los árboles, del campo, de la serranía, la paz de una zona, de un lugar olvidado por la violencia, eso, eso es felicidad.

ciudad-de-piedra-cano-cristales-la-macarena-colombia

Escribir sobre los lugares a donde he ido, las experiencias que he tenido, las personas que he conocido, los momentos únicos e inolvidables que he vivido, los buenos, los malos y aquellos a los que llamamos como los regulares por el uso de la típica frase “Estuvo bueno, pero no tan bueno”, bueno esos momentos que quiero empezar a contar, ha sido un tris difícil, ya que vivir destinos, maravillarse y después relatar el viaje en unas lindas palabras no es lo mío pero lo intentaré y empezaré por este que fue la mejor experiencia que he tenido hasta ahora en mi país, Colombia.

La historia Caño Cristales abarca 5 días, para ser exactos, mi medio de transporte fue un avión para llegar, mototaxi en la tarde para ir a Caño Piedra, caminar para tomar el bote, bajar y luego subir a una camioneta por media hora para después volver a caminar y llegar al caño, la hice y la viví dos veces; un día por el sendero medio y al siguiente por el sendero más largo, el sendero del águila (5 kilómetros de caminata de ida y 5 de regreso), mi estadía en un hotel de la zona muy económico, sí económico porque aún los hay, la comida casi igual que la de mi mamá, así no la extrañaba tanto ya que no la pude llevar, la ropa, seguí los consejos de la gente que me ayudó y que contacté, el ánimo al 100%, pues viajo sola y me encanta poder explorar el lugar y hacer nuevos amigos y los consejos de viaje, los mismos que leemos en todo lado y que los mismos dueños de la zona nos cuentan. (Por dueños no quiero decir que el parque sea privado, no, no, no, lo digo por la gente de allí que son los encargados de cuidar nuestro tesoro nacional, nuestro caño, nuestra serranía)

el-tapete-cano-cristales-la-macarena-colombia

La aerolínea que seleccioné fue Satena, una aerolínea local y la única que llega a La Macarena, el pueblo cercano a Caño Cristales, inicialmente me quería ir por tierra, llevar mis perros y tal vez a mi mamá pero resulto que mientras consultaba las rutas y disponibilidad de carreteras me iba dando cuenta que no era tan cómodo y que el trayecto además de largo era complicado, así que la mejor opción fue Satena y me sorprendió muchísimo tanto así que creo que para mis viajes locales es lo que utilizaré de ahora en adelante, ¿Por qué? Porque el avión y los equipos en los que fui transportada tenían mejores sillas, mejores pisos, mejores ventanas y casi casi mejor aseo que aquellos aviones de aerolíneas internacionales grandes.

satena-aerolinea-cano-cristales-la-macarena-colombia

Llegué sobre el medio día y me dispuse de una vez a recorrer el lugar, uno para llegar a mi hotel y dos para observar dónde estaría por los próximos cinco días; luego arrancar para Caño Piedra y tener un abrebocas de lo que iba a vivir, parar para ver el atardecer sobre la llanura de La Macarena, la caída del sol y llegar con energía y bien preparada para el parrandón (Fiesta de bienvenida que organizan los operadores de la zona para dar a conocer un poco la cultura llanera, esta incluye show de baile, artistas y lo más rico la comida, ¡Mamona! Aquí ya se siente el llano)

cano-piedra-la-macarena-cano-cristales-colombia

atardecer-llanero-cano-cristales-la-macarena-colombia

La ida al caño toma un día ya que pasas por muchas cosas, subir y bajar de una lancha, subir y bajar de una camioneta, subir y bajar caminando, ver los tapetes de las macarenas clavijeras (las planticas multicolores que encuentras y ves debajo del agua) son plantas y no algas porque los guias lo dejan en claro, plantas, plantas y plantas que crecen sobre la roca que hay en la zona, roca que pertenece al escudo guyanés y que le da vida a tanta flora del lugar.

Almorzar al lado del río, escuchar el agua correr, ver llover, escuchar las hojas y el viento y al mismo tiempo, combinar los sabores locales del almuerzo y compartir con tu grupo de caminata es la experiencia que todos aquellos queremos y debemos tener, desafortunadamente mi primer día de visita al caño llovió como dije, pero tenía cinco días y el tercero ya estaba ocupado para la nueva salida.

No sé si sea el río más lindo del mundo, pero está catalogado como tal, Caño Cristales y el parque abren sus puertas a los visitantes en el segundo semestre del año y es allí en donde se podrá apreciar la belleza “del río de los 5 colores”, esos colores son los que han atraído a muchos viajeros de otros países y locales también y son esos colores lo que han dejado el nombre de la zona por lo alto. Medios especializados, blogueros de todas partes del mundo, embajadadores y hasta presidentes han estado en el caño, dueño del río de colores, en la herencia que nos dejo la naturaleza a los colombianos.

cano-cristales-cano-cristales-la-macarena-meta-colombia

Repetir la visita es casi obligatorio, porque en un día no se logra ver el lugar y repetir la visita debe ser por lo alto o en mi caso por lo largo y fue el sendero del águila pero finalizar la caminata en la piscina del turista también es obligatorio porque es allí donde la energía del lugar te va a llenar, ya que se puede nadar, jugar, sumergirse o si decides, seguir explorando el sitio y ver los ochos. (Si van lleven careta y tubo ya que se necesita)

Muchos viajeros llegan a La Macarena solo por la experiencia de ir al caño y a veces como decía, un día no es suficiente, no puedes apreciar la belleza del lugar porque llueve, porque el sendero es corto o porque algo sucedió en el camino y les toca devolverse, además ir al caño no es lo único que se puede hacer allí en La Macarena.

Mis cinco días los dividí entre dos a Caño Cristales, media tarde para ver Caño Piedra con el atardecer llanero, un día completo para Raudal y el regreso para el domingo muy juiciosa con mi mochila llena de ropa sucia pero de muchos recuerdos para contar y para pasar a aquellas personas que les interese viajar a la zona.

Mi país maltratado por una guerra ajena ha empezado a cambiar esa imagen que teníamos y ha empezado abrir las puertas de estos sitios tan desconocidos para muchos; La Macarena al igual que Caño Cristales y/o Raudal tienen mucho para dar y si escoges un viaje como este vas a saber que vale la pena porque te dejara muchos recuerdos y muchas ganas de no querer volver a casa o de simplemente repetir y repetir.

Hablar más es llenarlos de cosas que tal vez pasen por alto y yo soy de las fieles creyentes que un lugar se debe explorar por lo que vivas, por lo que veas y no por lo que leas, así la sopresa será mayor, la mía fue única y si pudiera escoger en donde vivir, a ojo cerrado diría que hasta en La Macarena quiero morir.

Consejos de viajero:

  • Revisa las ofertas de SATENA para La Macarena, sacan muchas. Háblales por tuiter son muy buena onda y responden siempre.
  • Trata de no leer blogs; si decides ir al lugar, reserva el boleto aéreo, reserva el hotel y reserva las actividades que quieres hacer, déjate sorprender.
  • Si lees blogs datéate muy bien ya que en el caño no dejan usar repelente ni bloqueador solar, debes usar ropa de algodón cómoda, zapatos que se adhieran a piso mojado y sean cómodos para caminar, sombrero, gorra o paba y gafas de sol.
  • No dejes tu cámara sin pila, lleva una extra y cargada, que no les pase como a mí que la lleve un día con una rayita de carga.
  • Lleva mucha agua; el agua una vez pases el río Guayabero será muy costosa y del agua en el caño no podrás tomar ya que hace daño y genera problemas estomacales.
  • Lleva traje de baño para ir a la piscina del turista.
  • Lleva una bolsita ziploc para proteger equipos electrónicos por si llueve.
  • Si tienes alguna dieta, cuéntale a tu operador.
  • Si sufres de alguna enfermedad cuéntale a tu operador.
  • El servicio de telefonía celular que funciona a la perfección es Claro, nada más.
  • Internet gratis en el parque siempre.
  • Y lo más importante aplícate la vacuna contra la fiebre amarilla diez días antes de llegar a Caño Cristales, será requisito para subir al avión y para el ingreso a La Macarena.

Gracias y espero lo hayan disfrutado mucho, es mi primer texto, pero no será el último. 😛

 

Laura Bautista
Laura Bautista
Hotelera, publicista, viajera, a veces turista, con mochila siempre y de estadías largas; aprendí que viajando descubro el mundo que quiero. #ViajandoDescubrí.

5 Comments

  1. Paola dice:

    Todo lo que quiero después de leer esto, es ir a vivir esta experiencia.

  2. Rochi dice:

    Qué ganas me han dado de ir!

  3. Pichardo El Procaz dice:

    Escribe sabroso esta pelada oiga, tanto que se antoja uno de recorrer y vivir lo que ella recorrió y vivió.

  4. José dice:

    Realmente dan muchas ganas de conocer este maravillosos lugar, algún día iré

  5. Erika dice:

    Siempre he querido ir allá pero nunca he tenido idea de cómo… creo que esto me va a servir mucho, además la experiencia deja la sensación de que por ningún motivo es algo que no valga la pena hacer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *